«Estamos empezando una etapa del gobierno que, estoy convencido, vamos a transitar exitosamente”, dijo Alberto Fernández al tomarle juramento a Massa. El Presidente pidió «unir esfuerzos para salir adelante». La reunión de Massa y Fernández antes de la jura. Finalmente, Cristina Kirchner no estuvo presente en el acto.

En un Museo del Bicentenario colmado de ministros, gobernadores, sindicalistas, legisladores, empresarios, personas del espectáculo y familiares, asumió como ministro de Economía Sergio Massa, en reemplazo de Silvina Batakis, en un intento del gobierno del Frente de Todos de estabilizar la situación económica. “Estamos empezando una etapa del gobierno que, estoy convencido, vamos a transitar exitosamente”, aseguró el presidente Alberto Fernández durante la ceremonia. Además, resaltó que el país tiene «una gran oportunidad» y pidió: «Unamos esfuerzos para salir adelante». «No les hablo solo a mis compañeros del Frente de Todos, cuya unidad para mí es primordial y por eso voy a seguir trabajando, sino también a todos los argentinos y argentinas», dijo. La vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, no estuvo en el acto, pero su apoyo a Massa ya había quedado claro desde que el lunes se reuniera con el tigrense.

Una vez que terminó el discurso del Presidente, Massa, emocionado, estrechó sus manos con las de Fernández y se dieron un abrazo. Luego, se bajó del escenario para saludar a su esposa, Malena Galmarini, y a todos los que se agolparon para felicitarlo. Mientras tanto, el mandatario abandonó el museo por el otro costado del escenario. A coro, los presentes cantaban «olé, olé, olé, olé, Sergio, Sergio». Tras los abrazos y saludos, Massa se dirigió en su camioneta al Ministerio de Economía, desde donde presentó las primeras medidas de gestión en una conferencia de prensa.

«Esto es oxígeno. Estamos mejor», dijo, como resumen de la jornada, un funcionario del kirchnerismo en diálogo con este diario. De ese sector de la alianza estuvieron presentes el Procurador del Tesoro y hombre de confianza de la vicepresidenta, Carlos Zannini, el viceministro de Justicia, Juan Martín Menna, y las titulares de PAMI y Anses, Luana Volnovich y Fernanda Raverta.

“Estamos viviendo un tiempo muy singular de la humanidad, complejo, tratando de superar a una pandemia que ha lastimado a todo el mundo y tratando de seguir avanzando en un mundo que ha entrado en una guerra. Es un tiempo para que todos con mucha esperanza unamos esfuerzos para salir adelante«, dijo el Presidente y agregó: “Veo empresarios, amigos del sindicalismo, gente de la política. A todos les pido que tenemos una gran oportunidad como país, no la dejemos pasar por alto».

Fernández, una vez terminado el evento, subió a su despacho con el exministro de Desarrollo Productivo Daniel Scioli, cuya cartera quedó absorbida por el Ministerio de Economía, al igual que la de Agricultura y, según contaron a este diario fuentes del gobierno, «tuvieron una larga y buena charla sobre cómo Scioli vio en este tiempo al gabinete y sobre lo que viene». Tanto Scioli, como Batakis y el exministro de Agricultura Julián Domínguez –todos presentes– recibieron un especial agradecimiento por parte del mandatario: «Mi más profunda gratitud», les dijo y agregó que «a los tres les agradezco el compromiso político y el desprendimiento personal que han demostrado».

«Estamos empezando una nueva etapa del Gobierno que vamos a transitar exitosamente con todos y todas incluidos; a eso los convoco, para eso lo convoqué a Sergio, cuya capacidad y coraje me constan, y estoy seguro que lo va a hacer muy bien y, desde ya, gracias», subrayó el jefe de Estado ante los asistentes que, si bien en un comienzo se dijo que iban a ser unos 500, fueron más de 700. También se hicieron presentes en la entrada del Museo militantes del Frente Renovador que se agolparon para ingresar con banderas y bombos y sin querer rompieron un vidrio.

Massa ingresó a Casa de Gobierno cerca de las 17 y subió al despacho del Presidente. Allí Fernández estaba acompañado por los funcionarios de su círculo íntimo: la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; el secretario de Presidencia, Julio Vitobello; el vicejefe de gabinete, Juan Manuel Olmos; la portavoz Gabriela Cerruti y el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández. Más tarde llegó Malena Galmarini con los hijos de la pareja y subió por pedido especial de Massa. Todos se saludaron y abandonaron el despacho. Fernández y el nuevo ministro se quedaron a solas. Massa le mostró el discurso que iba a pronunciar minutos después, desde Hacienda. «Estuvieron repasando las medidas y por eso se demoraron», explicaron cerca del mandatario. El acto, que estaba anunciado para las 17, comenzó 40 minutos tarde.

«Veo muchas más sonrisas que hace 20 días», dijo en diálogo con  uno de los funcionarios presentes tras la asunción. Otro agregó que «vivimos una crisis de expectativas y por eso recrear un clima de expectativas positivas es importante». Massa, mientras tanto, saludaba y abrazaba a las personas que querían sacarse fotos con él. Ese fue el caso de las diputadas del FdT que lo aclamaban. «Vení a sacarte foto con tus chicas», le gritaban entre risas y él les respondió: «Me van a extrañar». También estuvieron presentes los diputados, Itai Hagman, Natalia Zaracho y Federico Fagioli, del Frente Patria Grande, espacio cuyo referente es Juan Grabois.

El decreto para la modificación de ministerios salió en el Boletín Oficial cerca de las 16. Allí se especificó la unión entre Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura y se notificó, entre otras cuestiones, el paso del Inaes desde el exministerio de Desarrollo Productivo a la Jefatura de Gabinete. Otro dato fue que finalmente el Gobierno no avanzó con la unificación de los ministerios de Transporte y de Obras Públicas. 

En la primera fila durante el acto en el Museo del Bicentenario estuvieron, además de los familiares de Massa, la flamante titular de la cámara de Diputados, Cecilia Moreau, y el presidente del bloque, Germán Martínez; el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro, entre otros.

También los ministros de Defensa, Jorge Taiana; de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; de Vivienda, Jorge Ferraresi. Por parte de los gobernadores participaron el de Chubut, Mariano Arcioni; el de Entre Ríos, Gustavo Bordet; el de Catamarca, Raúl Jalil, y el de Tierra del Fuego, Gustavo Melella. De la CGT se hicieron presentes dos de sus secretarios generales, Héctor Daer y Carlos Acuña, y por la CTA de los Trabajadores, su titular, Hugo Yasky. Una presencia estelar fue la de Moria Casán, pareja de Fernando Galmarini, suegro de Massa. También estuvo el ex DT de Tigre Néstor «Pipo» Gorosito. Entre los empesarios se vio a José Luis Manzano, Daniel Vila, Francisco De Narváez, Marcelo Mindlin y Jorge Brito, así como al titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja.

Entrada anterior El Frente de Todos y la apuesta a consolidar una «nueva etapa»
Entrada siguiente ANSES cuándo cobro: AUH, jubilaciones, pensiones, SUAF, PNC del 4 de agosto de 2022