Este sábado se realizó en la basílica de Luján la «Misa por la Paz y la Fraternidad», una iniciativa para tratar el nivel de agresividad que viene experimentando la política argentina, y que tuvo su consecuencia en el atentado que casi le cuesta la vida a  la vicepresidenta.

En un tono enérgico, la iglesia reclamó a la dirigencia política la generación de «un clima de fraternidad”. «La fraternidad es un don y una tarea, difícil, compleja, pero necesitamos darnos un clima de fraternidad», sostuvo el arzobispo de Mercedes-Luján, Jorge Eduardo Scheinig.

La «Misa por la Paz y la Fraternidad de los Argentinos» había sido impulsada por el intendente de Luján, Leonardo Boto, para condenar la agresión a Cristina Fernández de Kirchner y tratar de pacificar el escenario político. Sin embargo, pese a que se cursaron invitaciones a todo el arco político, Juntos por el Cambio y los libertarios dijeron ausente.

En realidad, la basílica estuvo a medio llenar, por lo que tampoco se registró una asistencia significativa de la dirigencia del Frente de Todos. Si estuvieron, en cambio, Alberto Fernández y Axel Kicillof, acompañados de varios de sus ministros y secretarios, intendentes y referentes de diversas entidades de derechos humanos.

El presidente se ubicó en la primera fila, acompañado de Eduardo Duhalde, a su izquierda, y la referente de Madres de Plaza de Mayo, Vera Jarach.

Si bien no sorprendió el faltazo de la oposición, quedó muy en claro que la paz y la armonía de los argentinos no forma parte de su estrategia electoral. Muy por el contrario, el objetivo en la competencia interna dentro de Juntos por el Cambio parece consistir en quién consigue presentarse como el más radicalizado. Una decisión que se ubica en las antípodas de la convivencia democrática, pero que, a la luz de las encuestas que se manejan, parece ser la más adecuada para tener éxito en las elecciones del año próximo. 

Entrada anterior La policía de Guillermo Montenegro fue denunciada por pedir coimas
Entrada siguiente “Vaca Muerta puede duplicar el PBI argentino», les aseguró Massa a empresarios petroleros en Houston