El ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa, se reunió este viernes con los directivos de quince  de las empresas petroleras más poderosas del mundo y que tienen intereses en el país, para presentar los lineamientos de su plan para incentivar las inversiones en el sector energético e impulsar el ingreso de más divisas.

En su exposición, Sergio Massa afirmó que “Vaca Muerta puede duplicar el PBI argentino en siete años» y subrayó que «el sector energético es clave para la estrategia argentina”. Ante la aprobación de los participantes, el ministro explicó: “Queremos que la industria se sienta protagonista y que sepan que los principios de estabilidad jurídica y reglas claras se van a cumplir”.

Siguiendo con los anuncios, adelantó también que la semana próxima presentará detalles de su plan energético para los próximos años. “Vaca Muerta puede duplicar el PBI argentino en siete años y equiparar los volúmenes de agrobusiness”, enfatizó.

La reunión tuvo lugar como parte de la segunda etapa de su viaje a Estados Unidos. Previamente había mantenido reuniones con funcionarios de la Casa Blanca, el departamento de Estado y empresarios.

Mark Jones, profesor del Baker, dio la bienvenida a Massa, acompañado de altos ejecutivos de Total, Chevron, Exxon Mobil, Tenaris, Equinor, Shell y PAE, entre otras. El ministro fue acompañado por Flavia Royón (secretaria de Energía), Pablo González (YPF) y Agustín Gerez (Enarsa).

Jones, que mantiene una larga relación de más de veinte años con Sergio Massa, se deshizo en elogios hacia el ministro argentino, a punto tal de definirlo como “el mejor interlocutor que puede tener la industria”. Incluso llegó a denominarlo como el “Baker argentino”, en referencia al muy influyente diplomático que dio nombre al instituto y que fue secretario de Estado de Ronald Regan.

Jones también tuvo un gesto tribunero, al asegurar que “Baker era un funcionario que funcionaba, como diría Cristina”. Y volviéndose sobre Massa enfatizó: “Necesitábamos a alguien que tienda puentes y haga acuerdos, no quilombos”.

La reunión se desarrolló en un clima de optimismo y cordialidad, y los presentes aplaudieron entusiasmados cuando afirmó que la “Argentina no necesita una planta de GNL, necesita varias”. Y anticipó que durante el mes de octubre se tratará en el Congreso un nuevo marco normativo para el GNL y el hidrógeno, que incluye en parte libre disponibilidad de divisas.

Por último, Massa comunicó que Alberto Fernández visitará esta ciudad luego de la asamblea de la ONU, a desarrollarse este mes, y subrayó la explotación tradicional y el trabajo que se está haciendo para el off shore en Mar Plata. Mientras tanto, su equipo técnico continuaba discutiendo con el FMI la segunda revisión del programa.

Massa tiene previsto regresar este sábado a Washington, para reunirse el próximo lunes con David Lipton, del Tesoro norteamericano; y con Kristalina Georgieva, la presidenta del FMI. Serán las reuniones bilaterales más importantes de su actual periplo.

Hasta ahora, los logros parecen haber superado largamente las expectativas, lo cual permite mirar el futuro con mayor optimismo del existente antes del viaje del ministro a los Estados Unidos.

Entrada anterior La iglesia pidió “paz y fraternidad”, pero JxC le contestó con su ausencia
Entrada siguiente Sacerdote argentino sostuvo que el atentado a CFK fue un “patético simulacro”