Lo planteó el economista Gerardo Alonso Schwarz, quien insistió en que la administración de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, carecen de credibilidad para tomar medidas para desacelerar la suba de precios, al tiempo que implementan medidas que incrementan la incertidumbre.

“El dólar soja I, el dólar soja II y el dólar Qatar, son manotazos de ahogado”, lanzó el economista de la Ieral y de la Fundación Mediterránea, Gerardo Alonso Schwarz, quien vaticinó que en el próximo año habrá más inflación, con un piso del 70%, que es el nivel de emisión monetaria en el presente año. Según el especialista, el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner “está de salida” y los actores económicos no pueden prever si va a haber reducción o aumento del déficit fiscal y la emisión monetaria, fenómenos que impactarán en la inflación.

En diálogo con TVA MisionesCuatro este miércoles, Alonso Schwarz recordó que el Presidente decía abiertamente que “no tenía plan” y que “despreciaba los planes económicos”, para, luego de dos años, llegar a un acuerdo con del FMI, cuya implementación “les costó dos ministros de economía, con varios escándalos por cómo fueron destituidos y reemplazados”

“A partir de ahí comienza el segundo semestre (del 2022) con un nuevo ministro, (Sergio) Massa, que tiene la gran ventaja de por lo menos, contar con, un cierto consenso interno en la coalición que gobierna el país, para implementar el acuerdo con el FMI. Es la gran ventaja de este ministro y eso hizo calmar las aguas en economía en los primeros meses. Logró cumplir algunos objetivos de ese acuerdo que había sufrido críticas desde sectores del propio gobierno”, comentó el economista sobre la gestión del Ministro de Economía, Producción y Agricultura.

Sin embargo, Alonso Schwarz insistió en que “es un acuerdo algo tardío porque estamos ante un gobierno que está de salida”. Y recordó que el gobierno tuvo “mayor consenso en materia económica cuando asumió y no ahora, en su último año”.

Crecimiento económico en la primer parte del año con fuerte inflación en el segundo semestre

En cuanto al balance del año 2022, Alonso Schwarz puso de relieve “dos grandes fenómenos”, el crecimiento económico en la primer parte del año y la acelerada inflación en el segundo semestre. Para el economista, hubo un “crecimiento de la actividad económica del 4 o 4,5% con mayor generación de puestos de trabajo en nuestra región y algo de crecimiento de poder adquisitivo en el primer semestre”.

“Pero antes de Agosto, comienza a acelerarse la inflación”, producto de una “expansión monetaria” sin medidas para contrarrestarla “que hace que terminemos el año con una inflación de casi el 100%”.

Esto –consideró el economista- arroja “mayor cantidad de signos de pregunta sobre el futuro. Si bien los salarios le ganaron un poquito a la inflación (en el primer semestre), claramente la tendencia fue negativa desde el segundo semestre. Y se vio una caída de consumo, en especial de viernes durables”, argumentó.

Sobre el problema del aumento del costo de vida en el país, Alonso Schwarz advirtió que “la inflación es un impuesto sobre los que menos tienen. Porque aquellos de mayores ingresos, podrán dejar der ahorrar o dejar de hacer un viaje, o de cambiar el auto, pero los de menores ingresos dejan de comprar elementos de consumo básico, como útiles o zapatillas para que los chicos vayan a la escuela, o incluso dejan de alimentarse correctamente”, argumentó Alonso Schwarz.

Las improvisadas medidas como los dólares especiales y sus efectos en los agentes económicos

En cuanto a medidas de desdoblamiento cambiario, como “el dólar soja, el dólar soja II, el dólar Qatar y otras, fueron todas, manotazos de ahogado. Ahora hay un dólar turista para los extranjeros que consumen con tarjetas. No sé cuántos tipos de cambio tenemos actualmente, pero todas estas medidas confusas generan mayor incertidumbre en los agentes productivos y económicos, que son los que contratan –o no– a más personas, que consumen –o no–, y que deciden invertir –o no– en la economía. Y aún con todos estos controles empezamos a ver nuevas presiones sobre el tipo de cambio. Está a la vista que no han servido para nada”, fustigó el economista de la Fundación Mediterránea.

En esta línea, Alonso Schwarz insistió en que “a mayor incertidumbre, todos los agentes económicos, personas, bancos, fondos de inversión, empresas y despensas de barrio, tienen que tomar decisiones y si no sé cuánto va a ser la inflación del año que viene y tengo que poner precio a los productos de las góndolas –a su valor de reposición–, por las dudas remarco al 100 por ciento, para cubrirme ante el peor escenario”.

“De la misma manera sucede con el tipo de cambio o con las estructuras de costos de empresas pequeñas, medianas o grandes. Con esta cantidad de tipos de cambios y con el dólar blue, se genera mucho nerviosismo, inestabilidad y miedo sobre lo que pueda pasar adelante”, remarcó Alonso Schwarz.

Foto ilustrativa vía Télam

Por qué se dispara el dólar blue a fin de año

Ante la consulta sobre la pronunciada suba del dólar blue de los últimos días, Alonso Schwarz explicó que se produce con una combinación de una mayor demanda estacional en el país, combinada con la inestabilidad económica y emisión monetaria.

“De marzo a agosto se genera la cosecha exportable y se embarcan los cultivos, en esa época es la de mayor entrada (de dólares) por una cuestión estacional. Y a partir de ahí aumenta la demanda de divisas por las importaciones y por la cantidad de argentinos que salen a vacacionar y por los extranjeros que vuelven a países de origen. La cuenta viajes genera demanda de dólares”, puntualizó Alonso Schwarz sobre los dos ciclos monetarios y económicos que se suceden en Argentina, un país que depende de la producción de alimentos para fortalecer sus reservas de divisa extranjera.

“Esto sucede todos los años hace más de 50 años. No debería generar inflación. Pero no hay previsibilidad respecto de lo que va a suceder el año que viene, sobre cómo se va a financiar el gasto público o si se cumplirán las metas con el FMI”, reiteró el economista del Ieral. Asimismo, agregó: “Si miramos la emisión monetaria, creció casi un 70% (en 2022), y tendremos una inflación por lo menos en torno a eso más otras distorsiones”.

“Y el tipo de cambio está muy retrasado. Entonces seguramente veremos en los próximos meses, un crecimiento del tipo de cambio, por cuestiones estacionales”, vaticinó Alonso Schwarz, al tiempo que machacó sobre la responsabilidad del gobierno “si no toma medidas claras para reducir el déficit fiscal y la emisión monetaria”.

Sin margen de acción ni voluntad política para combatir la inflación

Por último, el economista aclaró que el gobierno nacional cuenta con medidas o herramientas para desacelerar la escalada inflacionaria que pauperiza a amplias franjas de la población, pero hasta el momento no las implementaron y, por otra parte, cuentan con escasa credibilidad para aplicarlas. “Hay medidas al alcance del gobierno, la pregunta es si hay voluntad de utilizarlas. Hasta el momento no vimos que tomaran medidas para la reducción de la emisión monetaria”, dijo el especialista al respecto.

Asimismo, “estamos ante un gobierno muy débil, con muy poca claridad sobre cómo va a seguir su política económica, que está de salida, terminando su mandato. Con lo cual es muy difícil que tengan credibilidad para implementarlas” sobre todo, “si no genera un consenso básico con todos los espacios políticos”, acotó.

“Cualquier plan serio implica varios meses y esto significa que la inflación no va a disminuir de un día para el otro”, concluyó el economista.

Entrada anterior Sobre elecciones y otros guarismos
Entrada siguiente El gobernador Herrera se opuso a desregular la actividad yerbatera