Las autoridades paraguayas aplicaron hace unos días un nuevo sistema de filas, pero es sólo un paliativo ante un problema más grave, que incluye la escasez de casillas

El puente San Roque González de Santa Cruz -que une Posadas con Encarnación- ha sido históricamente uno de los pasos más utilizados del país, junto al aeropuerto de Ezeiza y el paso en Iguazú-Foz de Iguazú. Pero también así, año tras año presenta serios inconvenientes que derivan en interminables colas, a veces del lado argentino y otras del lado paraguayo, como ocurre a diario durante las últimas semanas.

Las razones abundan, desde la cantidad de automovilistas que se mueven por el cruce debido a las fiestas, hasta el cambio a favor de uno u otro país. Si bien es cierto que sólo previo a Año Nuevo cruzaron más de 75 mil personas por el puente en el lapso de dos días, lo cierto es que desde hace años no se ha podido resolver la situación.

Es que durante las últimas semanas, este medio dio cuenta de los reclamos de miles y miles de familias que intentaban trasponer la frontera del viaducto San Roque, ya sean argentinos o paraguayos, sin éxito. Colas de hasta 5 kilómetros del lado encarnaceno provocaban extenuantes y largas horas de espera al sol y durante la noche.

Del lado paraguayo, solamente 2 casillas para autos y una para colectivos (con 2 boxes) funcionan a toda hora, generando una especie de embudo que impide que se movilice de forma más rápida la cola. Del lado argentino, en cambio, durante el día se pueden ver 7 casillas para autos, 2 para motos y el carril exclusivo para colectivos urbanos y de larga distancia con 7 boxes para Migraciones. Si bien el horario es de 7 a 19, desde el Centro de Fronteras aseguran que se está intentando mantener  este número hasta entrada la noche. Empero, durante la madrugada, suelen quedar habilitadas 3 casillas para automóviles. Según explicaron, las normas del Mercosur indican que el Tráfico Vecinal Fronterizo es de 7 a 19 horas, razón por la cual disminuye la cantidad de casillas en la noche. 

Cabe destacar también que del lado paraguayo, el control es diferente debido a que solamente toman datos de las personas. Mientras que del lado argentino se cotejan los vehículos con la base de datos de Interpol para constatar que no haya pedido de captura, por ejemplo.

Más allá de esto, días atrás también se sumó del lado paraguayo la astucia de quienes buscaban lucrar, cobrando hasta 50 mil pesos por adelantar los vehículos, lo que quedó constatado en los múltiples videos y fotos que se viralizaron por grupos de WhatsApp y redes sociales.

Para quienes deben transitar, ya sea por salud, educación, trabajo, comercio o turismo, todo esto se transformó en un suplicio. Y los reclamos siguen sin provocar reacciones por parte de las autoridades con injerencia en las decisiones. Como se publicó días atrás, el intendente de Encarnación Luis Yd se refirió a la situación como vergonzante y apuntó a las autoridades nacionales de Paraguay y de la gobernación de Itapúa por la ausencia a la hora de buscar soluciones.

Tramitación

Como se mencionó, la forma de constatación de ambas márgenes es distinta. Del lado paraguayo sólo se toman los datos personales, mientras que del lado argentino se cotejan con la base de datos también del vehículo. Ello hace que indefectiblemente el paso sea más lento al llegar a las casillas argentinas.

De acuerdo a lo que detallaron a este medio personas que deben transitar por el puente a diario, “tanto de ingreso como egreso de la Argentina, vos le pasás el documento, ellos ponen en un escaner y escanean. De allí le aparece en la pantalla los datos de la persona. A su vez manualmente tienen que introducir el número de la patente, y además en varias oportunidades solicitan algún teléfono. Luego de esa primera pantalla, clikean para pasar a una segunda pantalla de información. Y luego recién te devuelven el documento y podés pasar”. Según remarcaron, el sistema tarda un poco, y es lo que ralentiza el paso.

En tanto, del lado paraguayo, el control de migraciones funciona de otra manera. “De ingreso, las personas extranjeras pasan su DNI, escanean y sale un comprobante con un código de barras o QR. A la salida del país, se le entrega el comprobante, y ellos tienen una pistola lectora de códigos, con un click, escanean el código y te devuelven el documento para salir del Paraguay”, explicaron.  Esta diferencia de cotejo también contribuye a que cruzar sea un poco más lento, lo que se suma a las pocas casillas, principalmente del lado paraguayo.


Quejas de comerciantes encarnacenos

La postal es repetida: las largas colas ya forman parte del cotidiano de la frontera Posadas- Encarnación. Al respecto, se refirió Arístides Martínez, un comerciante encarnaceno que desde hace muchos años se desempeña en el circuito comercial y comentó: “lastimosamente sigue la cola, es una problemática para el comercio y el turismo”.

En comunicación con El Territorio, remarcó que “antes de las fiestas y después se acentuaron las largas filas, casi 5 kilómetros de cola se pudo ver y aunque en menor medida, esto continúa”.

“Esta aglomeración en el cruce afecta a todos, tanto paraguayos como argentinos. Porque nosotros no estamos yendo a hacer compras allá, cuando hay mucha cola nos acobardamos para cruzar. Lo mismo ocurre a la inversa, los argentinos al ver la cola que hay no vienen. Por eso afecta a ambos países”, detalló. 

Entrada anterior Riesgo extremo de incendios en Misiones: “Hay que asesorarse antes de hacer una quema”
Entrada siguiente Misterioso vuelo de un avión argentino a Islas Malvinas: Esto Sabemos