La ciudad de Rauch, gobernada por el radical Maximiliano Suescun, atraviesa días de tensión, luego de los cambios realizados en el hospital geriátrico Pironio, donde su ex directora Antonela Volpe Onreita, se vio obligada a renunciar por presiones de un funcionario de La Cámpora.

En un acto que luego fue denunciado por acoso, violencia y persecución política, el concejal del Frente de Todos, Diego Grieco, debió pedir licencia de su banca tras las acusaciones que lo vinculan con el corrimiento de Antonela Volpe Onreita.

Mientras tanto, la dirección ejecutiva del geriátrico Eduardo Pironio fue ocupada por Pía Hourcade, mujer de confianza de Grieco, y la directora asociada, Silvina Bassagaisteguy, quien es además esposa del concejal. Por su parte, los empleados del nosocomio respaldaron la gestión de Onreita.

En un comunicado, los trabajadores sostuvieron que no existieron problemas en la gestión, mientras argumentaron: “Los y las empleadas del hospital Pironio queremos poner en conocimiento a la comunidad que la gestión de Antonela Volpe Onreita ha sido una dirección transversal y abierta, donde cada uno ha podido manifestar la necesidad particular obteniendo una respuesta a cada situación”.

De la misma forma, lamentaron que el geriátrico se encuentre en medio de cruces políticos y tensiones que nada tienen que ver con el normal transcurso de su actividad.

Una de las letradas que participa del patrocinio de Volpe Onreita y otra víctima, la abogada platense radicada en Azul, Moira Goldenhörn, expresó su preocupación por la causa: “Pareciera que hay una naturalización de las prácticas políticas machistas donde las mujeres sólo son un mero número para un cupo políticamente correcto y funcional a los intereses de algún varón o un sistema patriarcal para practicar la política”.

Y siguió: “Vemos que, en realidad, practicar valores profesionales y políticos con conciencia y sentido crítico se paga muy caro por cuestiones de género. Éste es sólo un caso más de los que las mujeres atraviesan históricamente en la política. Imaginemos que vivimos en una sociedad que tuvo que hacer una ley para que se respete a las mujeres, y ni así se rectifican estas conductas, teniendo que recurrir a tribunales para poner un freno a la violencia y tratar de reparar los daños y equilibrar un poco la desigualdad entre sexos y géneros”.

Finalmente, desde el bloque de concejales del Frente de Todos de Rauch sostuvieron que impedirán el regreso de Grieco a la banca en caso de que éste desee hacerlo y dieron por culminado su pase por este espacio político a quien, a su vez, ya suma cuatro denuncias por violencia de género que incluyen maltrato, acoso, hostigamiento y persecución entre otras conductas habituales.

Entrada anterior Juicio por el crimen de Lucio Dupuy: las dos acusadas no estarán presentes en la lectura del veredicto
Entrada siguiente Kicillof traslada el operativo clamor a la Costa Atlántica con un gasto multimillonario en chucherías